martes, 22 de noviembre de 2011

La dictadura de los mercados

Soy egoísta, y por ello, hoy me voy a permitir añadir dos artículos a mi blog. Uno de ellos me tocaba, El IV Protocolo, el otro... el otro no he podido evitar la tentación de copiarlo.("Con permiso de su autor" " http://derpolingano.blogspot.com/

En realidad mi identificación con el mismo es tal, que si hubiese decidido escribir sobre el tema, posiblemente me saldría un plagio, y es por ello por lo que, para evitar susceptibilidades (excluyo a su autor ), lo mejor es no intentarlo.








                      LA DICTADURA DE LOS MERCADOS


Es la nueva modalidad en golpes de estados. Los poderosos, cansados de su último invento dominador –la Democracia burguesa-, y de los responsables de administrarla en el mundo –los políticos-, han decidido volver a coger las riendas de la gobernalidad a través del golpe de estado “incruento” y solapado. Para lograrlo no han hecho otra cosa que repetir los esquemas estipulados para estos tipos de actos:
1. El estrangulamiento económico del país.
2. El desprestigio del sistema político (casi siempre, el democrático) y de la clase política.
3. La creación de un ambiente social receptivo que llegue a creer –y también, aceptar-, que ellos serán los únicos salvadores de la situación.

Si repasamos la historia, este ha sido el esquema empleado en la mayoría de los golpes de estados que se han dado en el mundo. Lo que diferencia a los actuales de los anteriores es que –al menos, hasta el día de hoy- no se ha derramado una gota de sangre para lograrlos. Es otra innovación en el procedimiento, un avance más en su estrategia, ya que sin ésta –la sangre-, el golpe se hace más creíble para las masas, menos repudiables, por lo tanto son más fáciles de aceptar y pueden ser bendecidas por los parlamentos de esos países.
Una vez realizado este atrevido paso, y comprobado el éxito sin apenas esfuerzo, los amos del mundo, los mercados, se desembarazan de los políticos “inservibles”, sin importarles en absoluto que hayan sido elegidos por los ciudadanos del país en el que se han inmiscuido, pasando por alto que en Democracia hay un instrumento legal para sustituirlos: la convocatoria electoral.
Pero el mercado es exigente y no se las coge con papel de fumar. El parlamentarismo fue válido mientras sirvió a sus intereses. Una vez que ha quedado obsoleta su antigua forma de gobierno, han decidido innovar, retrocediendo en el tiempo, y colocarse ellos mismos al frente de éste, transmitiendo a la ciudadanía la falsa impresión de que son los únicos capaces de recomponer el desarreglo que, no lo olvidemos, ellos, y sólo ellos, han creado, tecnócratas y expertos economistas que no fueron capaces de vislumbrar la crisis que se avecinaba, y que después de tres años, no han sabido gestionar.

Así tenemos que el primer ministro impuesto por los triunfadores del golpe en Grecia –Papademos- no es otro que una “eminencia” del Banco Central Europeo, y uno de los miembros de su nuevo gobierno fue el artífice del maquillaje y falsificación de las cuentas griegas, para que este país pudiera acceder al euro.
Otro tanto ocurre con Mario Monti, nuevo primer ministro de Italia, el cual ha ocupado diferentes cargos dentro de la Comisión Europea, siendo responsable de la nefasta política económica de esta institución que aspira a controlar las vidas de todos los europeos.

De esta manera, lo que la protesta popular no ha podido –caso de Grecia-, ni los efectos de la corrupción y la depravación ha tumbado – caso de Italia-, el mercado, con un solo chasquido de los dedos, lo ha logrado.
El capital es implacable, nada puede resistirse a su empuje. Todo aquel o aquello que se interpone en su camino, es derribado. Estamos de enhoramala. Somos testigos del nacimiento de una nueva era, de una nueva forma de gobierno: la del golpe de estado subliminal.
Aunque parezca extraño relacionarlo, parece que se cumplieran los Protocolos de los Sabios de Sión, en concreto, su tercer protocolo, del cual dejo un acceso por si alguien desea echarle una ojeada. Es interesante repasarlos, muchas de la intenciones descritas en él se están produciendo en la actualidad. En el blog "Y tú quién eres" se encargan de publicarlos semanalmente. No os lo perdáis, es bastante interesante y aclara muchos acontecimientos actuales.

Los Protocolos de Sion

         Un Plan para la dominación  del mundo
                           PROTOCOLO IV


Toda República pasa por distintas etapas. La primera comprende los primeros días de locura de un ciego que va     dando tumbos a diestra y siniestra. La segunda es la de la demagogia que da origen a la anarquía; después viene     infaliblemente el despotismo; pero no un despotismo legal y declarado, y por consiguiente, responsable; sino     desconocido, invisible, que, sin embargo, se hace sentir; un despotismo ejercido por una organización secreta que     obra con tanto menor escrúpulo cuanto que lo hace amparado y cubierto por distintos agentes, cuyo cambio, lejos     de perjudicarlo, lo sostiene más, dispensándole de gastar sus recursos, en recompensar largos servicios.  ¿Quién     puede destruir una fuerza invisible? Pues tal es la nuestra. La Franc-Masonería exterior no sirve más que para     encubrir nuestros designios; el plan de acción de esta fuerza, el punto mismo en que se apoya, quedarán siempre     para el pueblo en el más absoluto misterio. Aun la libertad podría ser inofensiva y existir en el Estado, sin dañar a     la prosperidad de los pueblos, siempre que descansara sobre el principio de la creencia de Dios, y de la verdadera     fraternidad humana, excluyendo la idea de igualdad, a la que aun las leyes mismas de la creación son contrarias,     supuesto que éstas establecen la subordinación necesaria. Con esa fe, el pueblo se dejaría gobernar bajo la tutela     de sus pastores espirituales, y caminaría sumiso y tranquilo bajo la mano de su párroco, resignado con la     distribución que Dios ha hecho de los bienes de la tierra. He aquí por qué es necesario quenosotros arruinemos la     fe y arranquemos de los espíritus cristianos el principio mismo de la Divinidad sustituyéndolo por los cálculos y las     necesidades materiales (!!!). Así, pues, para que los espíritus cristianosno tengan tiempo para pensar y reflexionar,     es necesario distraerlos por medio de la industria y del comercio. De esta suerte todos los pueblos buscarán su     provecho material, y luchando cada uno por sus propias ventajas, no darán ninguna importancia al enemigo común.
Pero para que la libertadpueda de esa manera disolver y destruir completamente las Sociedades Cristianas, se     necesita hacer de la especulación la base de la industria, de tal manera que toda la riqueza que la industria     extraiga de la tierra, no quede en manos de los industriales, que se emplee en especulaciones, es decir, venga a     parar a nuestras cajas. La lucha encarnizada por la supremacía, los choques de la vida económica crearán, mejor     dicho,han creado ya, sociedades sin ideales, frías y carentes de sentimientos. Estas sociedades sentirán     repugnancia por la política noble y elevada y por la Religión.    Su único culto, su única guía será el cálculo, o lo que     es lo mismo, el oro, al que se tributará una verdadera adoración, por razón de los bienes materiales que     proporciona. Entonces, las clases humildes de los Cristianos nos seguirán en nuestra lucha contra las clases     elevadas y pensantes que están en el poder y son nuestros competidores, y nos seguirán, no ya para hacer el bien,     ni aun siquiera por adquirir riquezas, sino solamente para satisfacer su odio a los privilegiados.



OBSERVACIONES: Los protocolos editados, podréis encontrarlos en  la carpeta:  PROTOCOLOS, a la que como sabéis,  se van añadiendo semanalmente nuevos protocolos hasta alcanzar la totalidad de los mismos.


domingo, 20 de noviembre de 2011

Canciones, Paco Mejias



          Canción dedicada a mi querida madre.



Posiblemente, nada tengan que ver las hermosas imágenes de este vídeo con su canción, pero sublimado por tanta belleza, no he podido evitar  complementarlos.

Cuando la compuse lo hice pensando en mi madre,   Ella temía  a  la vejez  y a la soledad, algo  que nunca  llegó a experimentar  dada  su prematura muerte.

A veces idealizamos  un futuro que nos aprisiona y nos hace infelices en el presente, que es el tiempo que únicamente merece la pena vivir.
                                

                         AÑORANZA



EN DÍAS DE GUERRA


En días de guerras, por caminos invernales
y bajo el viento que sopla, discurre veloz su marcha.
Árboles sobrecogidos por su bramido despiertan,
y lo ven sobrevolar rasante sobre sus copas.
El viento seca tus labios mujer, 
falto de agua y de vida,
mientras tu vientre se desinfla.
Escuchad gentes, escuchad, el cielo ya no es azul, que es rojo.
Ya no lo surcan las palomas, 
sólo los buitres ávidos de presas sondean el horizonte.
Picotearán sobre el niño, que ya nunca alegrará los campos con su risa.
Picotearán sobre el viejo y sobre el hombre que ya nunca más volverán a amar.
Y picotearán sobre ti mujer, sobre tu vientre que morirá a la   vida.
Picotearán sobre todos nosotros y sobre nuestras conciencias,
porque no supimos o no quisimos frenar su vuelo rasante.


Canto Desesperado










A veces sucede. El miedo o la inseguridad en uno mismo, motiva el no experimentar situaciones que cambiarían el curso y, posiblemente, el sentido de nuestra vida.
Esta canción se la dedico a mi amiga Ana, a la que recurro en ocasiones para que acompañe con su voz mis canciones, y a mi amigo Manolo, sin su ánimo e inestimable ayuda, este blog no existiría.


                   LISTO PARA SOÑAR









Hace ya algún tiempo, compuse esta canción inspirada en un bello poema de Eugene Evtushenko. 
Hoy cobra gran importancia, dada la situación de crisis mundial que padecemos y que, entre otras cosas, potenciamos por el exceso de consumo en el que -y líbrese el que pueda-, todos hemos caído. 
Eugene Evtushenko, uno de los más importantes poetas rusos de todos los tiempos, decía que, las cualidades para ser un gran poeta son, probablemente, cinco: 

Primera: Tienes que tener conciencia, aunque esto no basta para ser poeta. 
Segunda: Tienes que ser inteligente, aunque esto no basta para ser poeta. 
Tercera: Tienes que ser audaz, aunque esto no basta para ser poeta.
Cuarta: Tienes que amar no sólo tus versos, si no también los de los demás y sin embargo, tampoco esto basta para ser un buen poeta.
Quinta; Tienes que escribir buenos versos, pero si no tienes las anteriores cualidades, tampoco esto bastará para ser un buen poeta, pues....
No hay poeta al margen del pueblo,
                     como no hay hijo sin la sombra del padre. 

                                                        
                                           EL PUENTE



Esta canción se la dedico a  mi amigo Jaime Caldentey  -  ( Poeta Mallorquin ) 
                                                 

                  
El cuaderno me llegó un día cualquiera; en su interior reinaba la gran dama, "La Poesía". 
Por una cara, el poema en su lengua nativa (El Catalán), por otra, escrita a bolígrafo, su traducción al castellano. El poeta sabe que ésta es la única forma que tengo de poder leerla.
Hacía tiempo que deseaba escribir una canción, un canto dedicado al campesino. Después de leer este poema, lleno de matices y colores, supe que ésta había tomado forma: tan sólo cogí la guitarra y, con los primeros acordes, ya era canción.

                                       Gracias amigo por tu regalo.


                       CANTO AL PAYÉS




No siempre, en nuestro caminar somos acompañados por quién queremos o necesitamos. No siempre nuestra vida es tal cual la soñamos.
¿Cuántos amores pasaron de largo sin percibir apenas nuestra mirada? ¿Cuántos caminos que nunca llegamos a recorrer? ¿Cuántas aventuras cortadas? ¿Cosas sin hacer?
¿Cuántas veces aún llegando con prontitud dejamos pasar el tren?, lo vimos alejarse con resignación y tristeza, nuestra inseguridad o nuestra cobardía nos impidió dar el paso que posiblemente hubiese dado otro sentido a nuestra vida, que hoy puede parecernos absurda y sin embargo, aún estamos a tiempo.

                                                            Los trenes continuan pasando.

                           MOMENTOS








Ahí los tenemos.  ¿Son peligrosos, verdad? Casi me atrevería a decir que casi tanto, como el lobo, el lince, el oso panda, el puma, el tigre, la ballena, el delfín  y tantos otros, (Sin señalar los bosques, las selvas, el medio ambiente  y la tierra en general) que el hombre ha tomado siempre como animales asesinos y que hoy gracias a él  (nosotros) están en peligro de extinción.
En realidad esto, no es de  extrañar, ya que el animal más peligroso de la tierra, EL HOMBRE, siempre ha dado muestra de su real naturaleza.  Siempre al acecho de posible enemigos y...  Cuándo no los encuentra, se los inventa.    Un día... ¡Sí!, es posible que un día, de continuar con este despropósito, la raza humana forme parte de esta lista y entonces...
Que pena,  posiblemente ellos no estarán para contemplarlo.

Canción, El submarinista amigo




La Carta











                               MUJERES

jueves, 17 de noviembre de 2011

El 20 de Noviembre todos a votarrrrrrrrrrrrrrrrr





El 20 N, todo el mundo a votar.
El sendero desde casa a las urnas está marcado, no nos perderemos, lo venimos haciendo desde el año 1.977. por cierto, sería interesante refrescarnos un poco la memoria , ahí van esos datos:


                       ELECCIONES GENERALES:

AÑO                       GOBIERNO           OPOSICIÓN
1.977                      U.C.D.               P.S.O.E.
1.979                      U.C.D.               P.S.O.E.
1.982                      P.S.O.E.             A.P.
1.986                      P.S.O.E.             A.P.
1.989                      P.S.O.E.             P.P.
1.993                      P.S.O.E.             P.P.
1.996                      P.P.                    P.S.O.E .
2.000                      P.P.                    P.S.O.E.
2.004                      P.S.O.E.             P.P.
2.008                      P.S.O.E.             P.P.
2.011                      P.P.                    P.S.O.E.

Y Así hasta el infinito y más alláaaaaaaaaaa.


Como veréis a los españolitos nos encata el riesgo y los cambios. ¡Hablando de cambio! ¿Podéis decirme donde se encuentra el 15M y sus alternativas, en relación a esta votaciones y a la situación social por la que estamos pasando?


Observaciones: U.C.D. = A.P.= P.P.

Ahora os dejo con el amigo. J.L.






miércoles, 16 de noviembre de 2011

LOS PROTOCOLOS DE SION

Un plan para la dominación del mundo


“Magen David” 
Pabellón de los Judios en Praga




                 PROTOCOLO III


La Libertad. Hoy puedo anunciaros que nos encontramos ya cerca del fin. Nos queda por recorrer un poco de camino y el círculo de la Serpiente Simbólica, representación de nuestro pueblo, quedará cerrado. Cuando esto se verifique, los Estados de Europa quedarán aprisionados como con un fuerte tornillo. Muy pronto quedará destruido el equilibrio constitucional, pues lo hemos falseado para que no cese de inclinarse ya a un lado, ya al otro hasta que por fin la balanza se desgaste. Los Cristianos creían haber establecido ese equilibrio sólidamente y siempre estaban esperando que los platillos de la balanza se igualaran. Pero los gobernantes, es decir, el fiel de la balanza, están protegidos por sus representantes que hacen mil tonterías y se dejan arrastrar por su poder sin control y sin responsabilidad. Este poder lo deben al terror que reina en los palacios. Los gobernantes no pueden siquiera acercarse a su pueblo, ni ponerse de acuerdo con él para defenderse contra los que aspiran al poder. La fuerza clarividente de los gobernantes y la fuerza ciega del pueblo divididas por nosotros, han perdido toda su importancia; separadas como están, son tan impotentes como el ciego sin su bastón. Para azuzar a los ambiciosos a abusar del poder, hemos enfrentado todas las fuerzas desarrollando sus tendencias liberales hacia la independencia. Hemos estimulado todo instinto tendente a este objeto; hemos armado a todos los partidos; hemos hecho del poder el blanco de todas las ambiciones. Hemos transformado todos los Estados en arenas en que se desarrollan todas las luchas. Un poco más de tiempo, y los desórdenes y las bancarrotas aparecerán por dondequiera. Charlatanes inagotables han transformado las sesiones de los parlamentos y las asambleas gubernativas en torneos oratorios. Periodistas audaces, panfletistas sin pizca de vergüenza, atacan todos los días a los gobernantes. Los abusos del poder prepararán finalmente el derrumbamiento de todas las instituciones y todo caerá destruido a los golpes de las turbas enloquecidas. Los pueblos están encadenados a un rudo trabajo, más fuertemente de lo que podrían encadenarlos la servidumbre y la esclavitud. Sería posible entrar en arreglos con ellos; pero de su miseria nadie puede librarlos. Los derechos que hemos consignado en las Constituciones son ficticios para las masas, no son reales. Todos estos llamados Derechos del pueblo no pueden existir sino en la imaginación, pero nunca en la realidad. ¿Qué puede significar para el proletario, para el obrero que vive encorvado sobre su rudo trabajo, agobiado por su miseria, el derecho que se concede al charlatán incansable, al periodista que escribe toda clase de necedades aun de asuntos serios que no conoce, desde el momento que el proletario no saca otra ventaja de la Constitución que las miserables migajas que dejamos caer de nuestra mesa como precio de un voto emitido conforme nuestra consigna en favor de nuestros agentes e intermediarios?. Los derechos republicanos, para el pobre diablo no son sino una amarga ironía; la necesidad de un trabajo diario no le permite gozar; pero en cambio, esos derechos le privan de la garantía de una ganancia constante y segura, y lo entregan atado de pies y manos a las huelgas, a los patronos o a los compañeros. Bajo nuestra dirección ha destruido el pueblo la aristocracia, que era su protectora, su bienhechora natural, porque sus intereses estaban inseparablemente unidos a la prosperidad del pueblo. Una vez destruida la aristocracia, el pueblo ha caído bajo el yugo de los acaparadores, de los ladrones enriquecidos que lo oprimen de manera despiadada y cruel. Nosotros debemos aparecer como libertadores del obrero de ese yugo que lo oprime, proponiéndole que se aliste en las filas de ese ejército de Socialistas, Anarquistas y Comunistas, que siempre mantenemos en pie, con el pretexto de solidaridad entre los miembros de nuestra Franc-Masonería social. La Aristocracia que disfrutaba, antes, enteramentedel derecho al trabajo de los obreros, tenía interés en que éstos vivieran bien alimentados, sanos y fuertes. A nosotros, por lo contrario, lo que nos interesa es que los Cristianos degeneren. Nuestra fuerza radica en el hambre crónica, en la debilidad del obrero. porque éstas lo subyugan a nuestro capricho, y porque así carecerá en su impotencia de la energía y la fuerza necesarias para oponerse a ese capricho. El hambre dará al Capital más derechos sobre el obrero que los que jamás otorgaron a la Aristocracia la ley y el poder de los monarcas (!!!).
Mediante la miseria, el odio y la envidia que ella produce, manejaremos y utilizaremos sus manos para aplastar a los que se oponen a nuestros designios (!!!). Cuando llegue el tiempo de que nuestro rey universal sea coronado, esas mismas manos barrerán todo obstáculo que pudiera atravesarse en el camino a nuestro soberano. Los Cristianos han perdido la costumbre de pensar por sí mismos algo que sea distinto de lo que nuestros consejeros científicos les inspiran. Esta es la razón de que no vean la necesidad urgente de hacer ahora lo que nosotros haremos al advenimiento de nuestro reinado, esto es, enseñar en las escuelas primarias la única ciencia verdadera y la primera de todas, la ciencia del orden social, de la vida humana, de la existencia de las sociedades, que exige imperiosamente la división del trabajo, y por consecuencia la distinción de los hombres en clases y condiciones. Es preciso que todos sepan que en virtud de las diferentes actividades a que cada uno está destinado, la igualdad es Cristianos, enseñará a todos que el lugar y el trabajo de cada uno deben ser diferentes, como una consecuencia de la necesidad de relación que hay entre la educación y el mismo trabajo. Una vez que los pueblos estudien y aprendan esta ciencia, obedecerán gustosos a los gobiernos y al orden establecido por ellos en los Estados, y al contrario, en el actual estado de la ciencia, tal como nosotros la hemos hecho, el pueblo, creyendo ciegamente la palabra impresa, se alimenta de los errores que en su ignorancia, se le van insinuando por los iniciados en nuestros secretos, contra las otras clases sociales, que él cree superiores, porque no comprende la importancia de cada una de ellas. Cuando el pueblo ve que en nombre de la libertad, se le hacen tantas concesiones, y se tienen con él tantas complacencias, se imagina que es dueño y señor, y se echa sobre el poder; pero, naturalmente, tropieza como un ciego con una multitud de obstáculos; entonces se echa a buscar quien lo conduzca a través de esos obstáculos, y no encontrándolo, acoge la idea de volver a lo pasado y depone todos sus poderes a nuestros pies.
Acordaos, si no, de la Revolución Francesa, a la que nosotros hemos dado el calificativo de grande; los secretos de su preparación no son demasiado conocidos, porque esa revolución, tal como fue, es obra de nuestras manos.
Desde entonces vamos llevando al pueblo de un desengaño a otro, para que, al fin, abdique en nosotros su poder, en provecho del Rey Déspota de la sangre de Israel, que venimos preparando al mundo. En la actualidad, como fuerza internacional, somos invulnerables, porque, cuando se nos ataca en un Estado, en otros se nos defiende. Es la cobardía inmensa de los pueblos cristianos, que se arrastran ante la fuerza, que no tienen piedad para con la debilidad, ni misericordia para las faltas ligeras, pero sí indulgencia para el crimen; que no quisieran tolerar las contradicciones de la libertad, pero son sufridos hasta el martirio, ante la violencia de un audaz déspota; todo esto, favorece nuestra independencia. Toleran y sufren a los primeros ministros de estos tiempos con abusos, por el menor de los cuales harían rodar ensangrentadas las cabezas de veinte reyes. ¿Cómo explicar este fenómeno, esta inconsecuencia de las masas populares en presencia de hechosque parecen de la misma naturaleza? Este fenómeno se explica por el hecho de que estos dictadores- los primeros ministros- hacen, por medio de sus agentes, decir a sotto voce al pueblo, que si ellos causan tantos males a los Estados, es con el fin inmediato y último de alcanzar la felicidad de los pueblos, la fraternidad internacional, la solidaridad, la igualdad de derechos para todos. Naturalmente que no se les dice que esta unidad debe hacerse bajo nuestra autoridad. Y aquí tenéis al pueblo condenando a los justos y absolviendo a los culpables y cada vez más persuadido de que puede hacer cuanto le plazca. En estas condiciones, el pueblo destruye toda cosa estable y crea el desorden a cada paso. La palabra Libertad conduce a las sociedades humanas a la lucha constante contra toda fuerza, contra todo poder, aunque sea el de Dios y el de la Naturaleza. Aquí tenéis también por qué a nuestro advenimiento será necesario suprimir del vocabulario humano esta palabra, como principio de la brutalidad que transforma a las multitudes en bestias feroces. Es verdad que las fieras se adormecen cuando se las harta de sangre y que así puede encadenárselas fácilmente. Pero si no se las da sangre, no se adormecen y sus instintos de lucha se despiertan.

OBSERVACIONES: Los protocolos editados, podréis encontrarlos en  la carpeta:  PROTOCOLOS, a la que como sabéis,  se van añadiendo semanalmente nuevos protocolos hasta alcanzar la totalidad de los mismos.



lunes, 14 de noviembre de 2011

Zapatero explota contra el sistema bancario que "expolia" al mundo

    




Periodistas como este,  nos haría falta unos cuantos.


Perdón, me hubiese gustado tanto, que por un instante soñé despierto.   
Al poner el nombre de Zapatero, quise decir Dylan Ratigan, el periodista americano que hace honor a su nombre.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Jiddu Krishnamurt

Discurso de disolución de la Orden de la Estrella

Después de algún tiempo, vuelvo mi mirada hacia ese gran filósofo que fue Jiddu Krishnamurti, para mi, el  mayor de los tiempos modernos. Este hombre sostenía no tener nacionalidad, ni pertenecer a ninguna religión o clase social Decía: “La verdad puede ser descubierta por cualquiera de nosotros, sin la ayuda de autoridad alguna; al igual que la vida, está siempre presente en un sólo instante.”
Siempre rechazó la condición de gurú que muchos trataban de imponerle, y no aceptaba discípulos. La base de sus enseñanzas, estaba en la comprensión de que los cambios fundamentales de la sociedad, podían tener lugar sólo con la transformación de la conciencia individual.
Nada nuevo escribiré sobre el, que no se haya escrito antes, tan sólo quiero remarcar mi agradecimiento a sus palabras y a su mensaje, que de alguna forma han motivado mi caminar por la vida.
Primer artículo entre otros sobre la vida de este gran hombre, que iré colocando esporádicamente en mi blog. 


Discurso de disolución de la Orden de la Estrella 


En 1909 Charles Webster Leadbeater, colaborador de Annie Besant -quien era por entonces la presidenta de la Sociedad Teosófica-, dijo haber descubierto en Krishnamurti "un aura especial" y afirmó luego que el niño era la encarnación del Señor Maitreya, para quien la Sociedad Teosófica se preparaba, ya que sería el nuevo "Instructor del Mundo". A partir de aquí toda la atención cayó sobre el joven.   El día 2 de agosto de 1.929, fué presentado ante 3000 miembros que asombrados presenciaron  como Krishnamurti disolvía la Orden. 
Lo que él dijo entonces es igualmente válido hoy.

“Yo sostengo que la verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ése es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; Ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente por algún sendero particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán lo imposible que es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. [...]
Todos ustedes dependen de algún otro para su espiritualidad, para su felicidad, para su iluminación… Cuando les digo: busquen dentro de sí mismos la iluminación, la gloria, la purificación y la incorruptibilidad del propio ser, nadie de ustedes quiere hacerlo. Puede que haya unos pocos, pero son muy, muy pocos. ¿Para qué, pues, tener una organización? Ningún hombre puede, desde afuera, hacerlos libres; ni un culto organizado ni la propia inmolación por una causa puede hacerlos libres. Ustedes utilizan una máquina de escribir para su correspondencia, pero no la ponen en un altar para adorarla. Sin embargo, eso es lo que están haciendo cuando las organizaciones se convierten en la principal preocupación. [...]
Pueden formar otras organizaciones y esperar a algún otro. Esto no me concierne, como tampoco me concierne crear nuevas jaulas y nuevas decoraciones para esas jaulas. Mi único interés es hacer que los hombres sean absoluta, incondicionalmente libres”.



viernes, 4 de noviembre de 2011

LOS PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE SION

PROTOCOLO I


¿Un plan para dominar el mundo? 
Señalar que ha habido diversos debates sobre el origen de esta documentación.  Varios expertos concuerdan en que fueron creados en 1897 en el primer  congreso sionista celebrado en Basilea.
No no hay evidencias claras tanto de su autenticidad como de lo contrario, en cualquier caso creo que se ciñen a la perfección, con la evolución politico-social que nos ha tocado vivir.
La documentación esta dividida en 24 partes, es importante reseñar el significado de algunos términos usados en este documento:
   
GOIM: (singular:Goy) Palabra hebrea que se usa en forma despectiva para referirse a los gentiles y que significa ganado.
GENTILES: No Judios.
MASONERIA: Sociedades secretas integrada por judios, que trabaja misteriosamente en la sombra.
FRANCMASONERIA: Organización aristocrática dentro de la masonería. Rica y poderosa.


OBSERVACION:
Dado la amplitud del documento, cada parte o protocolo lo iré colgando en mi blog semanalmente.

 


PROTOCOLO I


El derecho sólo está en la Fuerza.- La Libertad no es más que una idea.- 

Dejemos de lado toda fraseología; estudiemos en sí misma cada idea e ilustremos la situación por medio de comparaciones y deducciones. Voy, pues, a formular nuestro sistema desde el punto de vista nuestro y desde el punto de vista de los cristianos. 
Hay que hacer notar ante todo que los hombres dotados de malos instintos abundan más que los de buenos sentimientos. Por esta razón hay que esperar mejores resultados cuando se gobierna a los hombres por medio de la violencia y el terror, que cuando se trata de gobernarles por medio de las discusiones académicas. Todo hombre aspira al poder; cada uno quisiera convertirse en dictador; si esto fuera posible al mismo tiempo, muy poco faltaría  para que no estuvieran todos prontos a sacrificar el bien de los demás, a trueque de  conseguir cada uno su propio provecho.   ¿Qué es, pues, lo que ha reprimido hasta ahora a esa bestia feroz que se llama hombre? ¿Qué es lo que ha podido dirigirle hasta el presente? Al iniciarse el orden social, el hombre se ha sometido a la fuerza bruta y ciega; más tarde, a la Ley, que no es más que esa misma fuerza, pero disfrazada. De donde yo saco la conclusión que, según la Ley  natural , el derecho radica en la fuerza. La Libertad Política es una idea y no un hecho.  Se necesita saber aplicar esta idea cuando es necesario  atraer las masas populares a un partido con el cebo de una idea, si ese partido ha resuelto aplastar al contrario que se halla en el poder. Este problema resulta de fácil solución si el adversario se mantiene en el poder en virtud de la idea de libertad, de eso que se llama Liberalismo, y sacrifica un poco de su fuerza en obsequio de esa idea: Libertad. Y he aquí por dónde ha de llegar el triunfo de nuestra teoría: una vez que se aflojan las riendas del poder, inmediatamente son recogidas por otras manos, en virtud del instinto de conservación, porque la fuerza ciega del pueblo no puede quedar un solo día sin tener quien la dirija, y el nuevo poder no hace otra cosa sino reemplazar al anterior debilitado por el Liberalismo. 
En nuestros días, el poder del oro ha reemplazado al poder de los gobiernos liberales. Hubo un tiempo en que la fe gobernaba. La idea de libertad es irrealizable, porque nadie hay que sepa usar de ella en su justa medida. Basta dejar al pueblo que por algún tiempo se gobierne a sí mismo, para que inmediatamente esta autonomía degenere en libertinaje. Surgen al punto las discusiones, que se transforman luego en luchas sociales, en las que los Estados se destruyen, quedando su grandeza reducida a cenizas.  
Sea que el Estado se debilite en virtud de sus propios trastornos, sea que sus disensiones interiores lo ponen a merced de sus enemigos de fuera, desde ese momento, ya puede considerarse como irremediablemente perdido; ha caído bajo nuestro poder. 
El despotismo del Capital, tal como está en nuestras manos, se le presenta como una tabla de salvación y a la que,de grado o por fuerza, tiene que asirse, si no quiere naufragar. 
A quien su alma noble y generosa induzca a considerar estos discursos como inmorales, yo le preguntaría: Si todo Estado tiene dos enemigos y contra el enemigo exterior le es permitido, sin tacharlo de inmoral, usar todos los ardides de guerra, como ocultarle sus planes, tanto de ataque como de defensa; sorprenderlo de noche o con fuerzas superiores, ¿por qué estos mismos ardides empleados contra un enemigo más peligroso que arruinaría el orden social y la propiedad, han de reputarse como ilícitos e inmorales? ¿Puede un espíritu equilibrado esperar dirigir con éxito las turbas por medio de prudentes exhortaciones o por la persuasión, cuando el camino queda expedito a la réplica, aun la más irracional, si se tiene en cuenta que ésta parece reducir al pueblo que todo lo entiende superficialmente? Los hombres, sean de la plebe o no, se guían casi exclusivamente por sus pasiones, por sus supersticiones, por sus costumbres, sus tradiciones y sus teorías sentimentales; son esclavos de la división de partidos que se oponen aun a la más razonable avenencia. Toda decisión de las multitudes depende, en su mayor parte, de la casualidad, y cualquier resolución suya es superficial y adoptada con ligereza. En su ignorancia de los secretos políticos, las multitudes toman resoluciones absurdas y la anarquía arruina a los gobiernos.  
El que quiera dominar debe recurrir a la astucia y a la hipocresía. Esas grandes cualidades populares, franqueza y honradez, son vicios en política, porque derriban de sus tronos a los reyes mejor que el más poderoso enemigo. Estas virtudes deben ser atributos de los príncipes cristianos; pero nunca debemos tomarlas por guías de nuestra política.  Nuestro objeto es apoderarse de la fuerza. La palabra Derecho es un concepto abstracto, al que nada corresponde en el orden real y con nada se justifica.  Esta palabra simplemente significa: Dame esto que yo quiero, para probar que yo soy más fuerte que tú... ¿Dónde empieza y dónde acaba el derecho? En un estado en el que el poder está mal organizado, en el que las  leyes y el gobierno se han convertido en algo impersonal, como efectivamente sucede con los innumerables derechos que el Liberalismo ha creado, yo veo un nuevo derecho: el de echarme en virtud de la ley del más fuerte,  sobre el orden, sobre todos los reglamentos y leyes establecidos, y trastornarlos; el de poner mano sobre la ley, el de reconstruir a mi antojo todas las instituciones y constituirme amo y señor de los que nos abandonan los derechos que su propia fuerza les había dado, y a los que han renunciado voluntariamente, liberalmente...  
Gracias a la debilidad actual de todos los gobiernos, el nuestro será más duradero que cualquier otro, porque será  invencible hasta el último momento, y quedará tan profundamente arraigado que no habrá astucia que pueda causar su ruina...   De todos los males más o menos transitorios que hasta hoy nos hemos visto obligados a causar, nacerá el bien de un gobierno inconmovible que restablecerá la marcha normal del mecanismo de la existencia nacional, perturbada  por el Liberalismo. El éxito justifica los medios. Pongamos la atención en nuestros proyectos, pero fijándonos menos en lo bueno y lo moral que en lo necesario y en lo útil.   
Tenemos delante de nosotros un plan en el que están estratégicamente expuestos los lineamientos de los que no  podemos desviarnos sin peligro de ver destruidos el trabajo de muchos siglos.  Para encontrar los medios que conducen a este fin, debemos tomar en cuenta la cobardía, la volubilidad, la  inconstancia de las multitudes; su incapacidad para comprender y valorizar las condiciones de su vida y de su bienestar. Es necesario no perder de vista que la fuerza de las multitudes es ciega e insensata; que no discurren,  que oyen lo mismo de un lado que del otro. Un ciego no puede guiar a otro sin caer ambos al precipicio. Pues de igual manera los hombres de las turbas, salidos del pueblo, aunque estén dotados de un genio singular, les hace  falta comprender la política y no pueden intentar con éxito dirigir a los demás sin causar la ruina de una nación.  Sólo un individuo preparado desde su niñez a la autocracia puede conocer el lenguaje y la realidad políticas. Un pueblo abandonado a sí mismo, es decir, puesto en manos de un advenedizo, se arruina por las discordias de los partidos que excitan la sed del mando y por los desórdenes que de esto se originan. ¿Pueden por ventura las turbas populares razonar serenamente, sin rivalidades intestinas y dirigir los asuntos del Estado, que no pueden ni   deben confundirse con los intereses personales? ¿Pueden defenderse contra los enemigos de fuera?. Esto es imposible. Cualquier plan dividido entre tantas cabezas como son las de las multitudes, resulta ininteligible e irrealizable.   
Sólo un autócrata puede elaborar planes vastos y claros; dar a cada cosa el lugar que le corresponde en el mecanismo de la máquina del gobierno. Digamos, pues, en conclusión, que para que un gobierno pueda ser útil al pueblo y alcanzar el fin que se propone, debe estar centralizado en las manos de un individuo responsable. Sin el despotismo absoluto, la civilización es. imposible; la civilización no es obra de las masas, sino del que las dirige, sea éste el que fuere. La multitud es un bárbaro que en todas las ocasiones demuestra su barbarie. Tan pronto como las turbas arrebatan su libertad, ésta degenera en anarquía, que es el más alto grado de barbarie.  
¡Ved esos animales ebrios de aguardiente, embrutecidos por el vino, esos hombres a quienes al mismo tiempo que se les ha dado la libertad se les ha concedido el derecho de beber hasta ahogarse! Nosotros no podemos permitir  que los nuestros caigan tan bajo.  
Los pueblos cristianos están idiotizados por el alcohol y los licores; su juventud embrutecida por los estudios  clásicos y el libertinaje precoz al que la han empujado nuestros agentes-maestros, criados, gobernantes, en las casas ricas; otros agentes nuestros, nuestras mujeres, en los centros de diversión de los Cristianos. A estas últimas hay que sumar las que se llaman mujeres de mundo, imitadoras voluntarias del libertinaje de aquéllas y de su lujo.  
Nuestra palabra de orden es la fuerza y la hipocresía. Sólo la fuerza puede triunfar en política, principalmente si permanece velada por el talento y demás cualidades necesarias a los hombres de Estado.  
La violencia ha de ser un principio: la hipocresía y la astucia una regla para los gobernantes que no quieran dejar caer su corona en las manos de una fuerza nueva. Este mal es el medio único de llegar al fin: el bien.  Por lo mismo, no debemos detenernos como espantados delante de la corrupción, del engaño, de la traición, siempre que ellos sean medios para llegar a nuestros fines. En política se necesita saber echarse sin vacilaciones  sobre la propiedad ajena, si por este medio podemos obtener la sumisión de los pueblos y el poder.  
Nuestro Estado, en esta conquista pacífica, tiene el derecho de reemplazar y sustituir los horrores de la guerra por las sentencias de muerte, menos ostensibles, pero más provechosas para mantener vivo este terror que hace a los pueblos que obedezcan ciegamente. Una severidad justa, pero inflexible, es el principal factor de la fuerza de un Estado, y esto constituye no sólo una ventaja nuestra, sino también un deber, el deber que tenemos de adaptarnos a este programa de violencia y de hipocresía, para alcanzar el triunfo.  Tal doctrina basada sobre el cálculo es tan eficaz como los medios de que se sirve. No es, pues, solamente por estos medios, sino también por esta doctrina de la severidad como someteremos todos los gobiernos a nuestro Super-Gobierno. Bastará que se sepa que somos inflexibles para reprimir todo conato de insubordinación.   
Somos los primeros que en los tiempos que se llaman antiguos echamos a volar entre el pueblo las palabras: LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD; palabras tantas veces repetidas en el correr de los años por  cotorras inconscientes que, atraídas de todas partes por este cebo, no han hecho uso de él sino para destruir la  prosperidad del mundo, la verdadera libertad del individuo, en otras épocas tan bien garantizada contra las  violencias de las turbas. Hombres que se juzgan inteligentes, no han sido capaces de desentrañar el sentido oculto de estas palabras, ni han visto la contradicción que ellas encierran, ni han comprendido que no puede haber  igualdad en la naturaleza, ni puede haber libertad, y que la naturaleza misma ha establecido la desigualdad de espíritus, de caracteres, de inteligencias tan estrictamente sometidos a sus leyes; tampoco han comprendido que las turbas. son una fuerza ciega; que los advenedizos que ellas escogen para que las gobiernen no son menos  ciegos ni más entendidos en política que ellas mismas; que el iniciado en estos secretos, así sea un ignorante, será apto para el gobierno, mientras que las multitudes de los no iniciados, aunque sean grandes talentos, nada entienden de política.  
Todas estas consideraciones no están al alcance de las inteligencias de los Cristianos; sin embargo, en ellas  descansa el principio de los gobiernos dinásticos: el padre transmitía a su hijo los secretos de la política, desconocidos a cualquier otro que no fuera de la familia reinante, a fin de que esos secretos no fueran  traicionados. Más tarde, el sentido de la transmisión hereditaria y de los verdaderos principios de la política se  perdió. El éxito de la obra fue en aumento.  Sin embargo, en el mundo las palabras Igualdad, Libertad y Fraternidad, con la intervención de nuestros agentes incondicionales, incorporaron a nuestras filas verdaderas legiones de hombres que tremolaron con entusiasmo nuestras banderas. Pero estas palabras son la carcoma que roe y destruye la prosperidad de todos los Cristianos, destruyendo por completo la paz, la tranquilidad, la unión,- minando todos los fundamentos de sus Estados.  Vosotros veréis en seguida que esto contribuye a vuestro triunfo: nos da, entre otras cosas, la posibilidad de obtener la victoria más importante: es decir, la abolición de los privilegios de la aristocracia de los Cristianos y del único medio de defensa que tenían contra nosotros los pueblos y las naciones. Sobre las ruinas de la aristocracia natural y hereditaria, hemos alzado nuestra aristocracia de la inteligencia y del dinero. Hemos tomado por criterio de esta aristocracia la riqueza, que depende de nosotros, y la ciencia que está dirigida por nuestros sabios.  Nuestra victoria ha sido tanto más fácil cuanto que nosotros, en las relaciones que tenemos con los hombres de que necesitamos para nuestro fin, sabemos siempre herir las fibras más sensibles del espíritu humano: el cálculo, la codicia, la insaciabilidad de las necesidades materiales de los hombres; cada una de estas debilidades explotada  separadamente es capaz de ahogar el espíritu de iniciativa, poniendo la voluntad de los hombres a la disposición  del que compra su actividad.  El concepto abstracto de la libertad ha hecho posible el persuadir a las multitudes de que un gobierno no es más  que un gerente del propietario del país, es decir, del pueblo, y que se le puede cambiar como se cambia un par de guantes usados. La amovilidad de los representantes del pueblo los pone a nuestro arbitrio; ellos dependen de nuestra elección. 



Un paso atras... Grecia nuevamente sometida


Hace pocas horas publiqué un post, titulado, El Pueblo griego tiene la palabra.
Ahora compungido por las últimas noticias, he de rectificar. Los politicachos de turno, se olvidan del pueblo al que representan y hacen caso omiso de sus necesidades y de su sentir.
Papandreu ha congelado el referéndum anunciado recientemente, silenciando con ello la voz del pueblo.
La Unión Europea bloqueó este miércoles una ayuda de 8.000 millones de euros que Grecia esperaba recibir, estas y otras presiones han causado una crisis política que ha fragmentado al gobierno griego, y ha motivado la rendición a Nicolas Sarkozy y a la canciller alemana, Angela Merkel, representantes del poder económico en Europa.